EXCURSIONESCRUCEROS Servicios turísticos BILBAO Bizkaia
973.21.08.37
reservas@excursionescruceros.info
EXCURSIONESCRUCEROS Servicios turísticos BILBAO Bizkaia
973.21.08.37
reservas@excursionescruceros.info
EXCURSIONESCRUCEROS Servicios turísticos BILBAO Bizkaia
973.21.08.37
reservas@excursionescruceros.info
EXCURSIONESCRUCEROS Servicios turísticos BILBAO Bizkaia
973.21.08.37
reservas@excursionescruceros.info
EXCURSIONESCRUCEROS Servicios turísticos BILBAO Bizkaia
973.21.08.37
reservas@excursionescruceros.info

¿Qué ver en un día en Atenas? Guía turística para cruceristas. Las mejores opciones para disfrutar de tu escala en Atenas y alrededores

A continuación te mostraremos una guía para visitar Atenas por libre, pero antes también te ofrecemos opciones para disfrutar Atenas y alrededores:

Webs oficiales Atenas Audioguías  Bus turístico Guarda tu guía de Atenas en PDF Vídeos de Atenas y alrededores Plano Turístico de Atenas Blog de Viajes sobre Atenas Excursiones LowCost a Atenas 
Atenas es la capital de Grecia. Se llama así en honor a la diosa Atenea, su protectora. Cuna de una de las primeras democracias de las que se tiene noticia. Tiene unos 4 millones de habitantes, una tercera parte de la población del país.
Situada en la llanura Ática, rodeada por montañas en 3 de sus 4 lados. Dos ríos cruzan la ciudad: Cefiso e Iliso. La ciudad está un poco alejada del mar, por eso los barcos llegan a su puerto natural, el Pireo, a 8 kms del centro de la ciudad, aunque prácticamente ya ha sido absorbida por la parte nueva de Atenas. Se trata del puerto más activo de Grecia además de un centro industrial, cuenta con astilleros, molinos de harina y fábricas de maquinaria agrícola, textiles, vidrio y productos químicos.

El Pireo cuenta con tres puertos naturales. El mayor está al noroeste, utilizado como puerto comercial hacia el este del mar Mediterráneo, los 2 más pequeños son utilizados por embarcaciones de recreo y de pesca. El puerto conocido como Microlimano es recomendable para comer pescado, cuenta con numerosos restaurantes y tabernas a lo largo de todo el puerto. El puerto tiene transbordadores a la mayoría de las islas del este de Grecia y muchas del norte y este del mar Egeo.

LA EXCURSIÓN
Después de leer resumida la historia de la ciudad se desprende que intentar conocer todo sobre esta ciudad en unas pocas horas de escala en El Pireo, es imposible, así que vamos a centrar en una excursión de los lugares más representativos de Atenas para obtener una visión global, una de las múltiples opciones para visitar esta ciudad.

Para desplazarnos hasta el centro de Atenas el Metro es lo más cómodo, rápido y económico, aunque no hay que descartar negociar con alguno de los taxistas que encontraremos al salir de la Terminal de cruceros del puerto del Pireo (suelen ofrecerse para realizar un tour completo, no para llevarnos hasta el centro, aunque se puede conseguir por unos 30 euros).
La estación de Metro la encontramos al otro lado de la bahía así que hay que rodear el recinto portuario. Al salir de la Terminal vamos a la izquierda y caminamos unos 20-25 minutos bordeando el puerto, llegando a la estación de Metro.

La línea 1 (Pireo-Atenas) es un tren eléctrico (ISAP) integrado en la red de Metro de Atenas, inaugurada en el año 2000.
Adquirimos el billete en máquinas automáticas a la entrada de la estación, el billete más económico sólo es válido para esta línea (hasta Monastiraki). Para otras líneas hay que utilizar el billete de metro normal que vale un poco más. Al entrar al andén es obligatorio validar el billete antes de subir al tren.
Los trenes hacia Atenas tienen una alta frecuencia y suelen estacionar en los 2 andenes centrales.

La primera y obligada visita es la Acrópolis, el recinto arqueológico más importante de toda Grecia, la parada de metro más cercana a la entrada es Thisio, aunque también podemos seguir hasta Monastiraki y callejear por La Plaka hasta llegar a la Acrópolis.

Desde el puerto llegamos a Thisio (es fácil seguir las indicaciones que están en caracteres griegos y latinos).en unos pocos minutos.
Al salir de la estación estamos en la Av. Apostolou Pavlou, peatonal, con terrazas de bares y cafeterías y desde la que ascenderemos hacia la Acrópolis. A nuestra izquierda vemos el Ágora, que era la antigua plaza de Atenas donde se desarrollaba toda la vida pública de la ciudad. El templo que domina el lugar es el Teseion- Hefesteion, muy bien conservado. Construido entre los años 449 y 425 aC. fue consagrado al dios herrero, Hefestos, y a su hermana Atenea. El templo, de estilo dórico, fue edificado en mármol con una extensión de 31 metros por 14 metros.

Subimos un poco más y pasamos junto a la colina del Areópago, la de Filopapou, la iglesia bizantina de Agios Dimitrios Loumbardiaris, y el pequeño monte de Pnix, llegando a las taquillas del recinto de la Acrópolis. Adquirimos la entrada (válida para todos los recintos arqueológicos del centro de Atenas), la entrada es gratuita para menores de 18 años y estudiantes (los mayores de 65 años pagan el 50%). El recinto abre todos los días de 8 a 18.00 en invierno y de 8 a 19.30 en verano.

La Acrópolis sigue siendo considerada una de las maravillas del mundo que nadie debería dejar de visitar. Es una fortaleza natural ubicada en una colina que llega a los 156 m. de altura sobre el nivel del mar y se extiende sobre unas 3 hectáreas de superficie.
Para entrar hay que dejar mochilas y similares en una consigna y durante nuestra subida podemos observar el Odeón de Herodes Ático a nuestra derecha. El recinto, del siglo II d.C., una vez restaurado, se utiliza para espectáculos teatrales durante el Festival Helénico).

El recorrido de la Acrópolis comienza por la Vía Sacra, subimos unas escaleras y accedemos al recinto por la Puerta Beulé, con dos torres en ambos lados de la puerta fortificada.
Tras la entrada accedemos a una gran escalinata que nos conduce hasta los Propileos. A la derecha tenemos el Templo de Atenea Niké, reconstruido con los materiales originales por Schaubert y Hansen. Este templo sigue los cánones del estilo jónico y destacan las esculturas del friso que recorre los cuatro costados del templete (algunos relieves originales están en el Museo Británico). A la izquierda de la escalinata se encuentra el Monumento de Agripa, del que sólo se conserva un pedestal inmenso de 13,40 metros de altura tallado en mármol azul gris.

A continuación se levantan los Propileos (construidos en cinco años, 437- 432 aC. Por orden de Pericles y que constituyen la entrada al recinto sagrado de la Acrópolis. Tras los Propileos se accede a la meseta de la Acrópolis desde observamos una panorámica del conjunto arquitectónico.

El Partenón está considerado como la obra maestra del arte griego. En su ubicación estuvo anteriormente el Hecatómpedon, santuario dedicado a Atenea Partenos. Construido en honor a la diosa virgen Atenea, protectora de la ciudad. Su estatua de 12 m. de altura, de marfil y de oro, adornaba el interior del templo. (Fue llevada a Constantinopla en algún momento y nunca más se supo). En el siglo VI, el Partenón se convirtió en iglesia cristiana, se destrozó el frontón oriental adosando un ábside. Más tarde los otomanos hicieron de la Acrópolis un polvorín, y del Partenón, una mezquita.

Construido mayormente en mármol, está asentado sobre una base de 3 peldaños rodeado por una columnata exterior con 8 columnas dóricas en las fachadas este y oeste y 17 columnas a lo largo. El templo mide 69,54 m. por 30,87 m. y las columnas llegan a los 10,43 m. de alto y están ensanchadas en el centro para corregir el efecto óptico de las líneas horizontales. Las columnas sustentan el arquitrabe y el friso que estaba decorado con 92 metopas. Las estatuas de los frontones fueron objeto de las mayores codicias y destrozos: las del frontón oriental se arrancaron para hacer sitio al ábside de la iglesia cristiana; las del tímpano occidental fueron muy dañadas por una explosión en 1687 (cuando era un polvorín) y objeto de expolio por parte de muchos, Lord Elgin entre otros (que en 1801, bajo dominación otomana, se llevó para su colección particular 56 paneles del friso, 15 metopas y varios fragmentos de los frontones, que luego fueron vendidos al gobierno británico y hoy están expuestos en el British Museum, pese a las reclamaciones del gobierno griego).

También es de gran interés el Erecteion, considerado como modelo del estilo jónico. Edificado entre 421 y 406 a.C., transformado durante un tiempo en harén por los Turcos, actualmente restaurado. Era el principal lugar de culto de la Acrópolis. Allí se encontraban los santuarios de Athena, Poseidon, Pandrosa, y del rey mítico de la ciudad Erecthea, de donde viene su nombre. Las 6 chicas con túnicas que componen el Pórtico de las Cariátides forman su parte más espectacular. (Las originales están en el Museo).

El recorrido suele continuar por el Museo de la Acrópolis. Esta colección permanente recoge una importante muestra de los restos encontrados en el recinto desde los inicios del siglo VI aC. hasta finales del IV aC. La visita empieza por la exposición de los templos anteriores a la edificación del Partenón. En las salas más grandes encontramos la estatua de Athena Niké, ajustando su sandalia, el Moskophoros o porteador de cordero (la escultura más antigua de la Acrópolis ( 570 aC), los fragmentos de frisos que ornamentaban el Partenon y el Templo de Athena, las Koré, esas mujeres con sonrisas misteriosas, o las columnas con forma de mujer originales del Erecteion (Cariatides).

En la falda de la montaña podemos observar el Teatro de Dionisios, con capacidad para 16.000 espectadores. En las gradas se aprecian los asientos de mármol de los grandes personajes, y en la escena, un pórtico con columnas y relieves en la base. Estaba unido por un corredor porticado con el Odeón de Herodes Ático.

Cuando iniciamos el descenso de la Acrópolis y abandonamos el recinto llegamos frente al Areópago, una pequeña colina de 115 m. de altura denominada así, porque era donde se reunía el consejo de ex-arcontes para tomar sus decisiones.
También aquí predicó el Evangelio el Apóstol Pablo en el año 51. Se conservan unos 250 metros de la Calle del Areópago en la que se pueden ver los restos de una fuente romana del siglo II, los cimientos del templete dedicado a Aminéion y los del Témenos de Dionisios Lenáios, los restos de una lesché, lugar de reuniones y los del santuario de Dionisios en Limnais.

Descendemos por la calle peatonal de Dionyssiou Areopagitou con excelentes vistas del monte de la Acrópolis. Al final tenemos 2 opciones, hacia la izquierda nos introducimos en el barrio de La Plaka, un recorrido más corto antes de regresar al barco o seguir recto para aprovechar un poco más el día, cruzando una gran avenida y apreciando el intenso tráfico de Atenas, y llegar al Arco de Adriano.

Tras esta Arco encontramos el Templo de Zeus Olímpico (accedemos con la misma entrada que para la Acrópolis). El templo inicial dedicado a Zeus Olímpico fue construido en el siglo IV aC, en época de Pisistrates, y sobre sus ruinas el emperador romano Adriano construyó otro monumento en el año 134 dC. Hoy en día sólo quedan en pie 15 de las 104 columnas originales que lo sustentaban.

Seguimos por la misma calle y llegamos al Estadio Panatinaico. De forma elíptica de mármol blanco fue construido originalmente para acoger las Panateneas de la antigüedad. Reconstruido para los Juegos Olímpicos de 1896, y hoy en día uno de los monumentos más elegantes de Atenas. En los juegos de 2004 acogió las competiciones de tiro con arco y la meta final del maratón.

Vamos ahora hacia la Plaza de Sintagma atravesando los Jardines Nacionales o Zapion. Salimos junto al Parlamento Griego (antiguo Palacio Real), a sus pies, en la Plaza Syntagma está la Tumba del soldado desconocido y su famoso cambio de guardia de los Evzones. Esta ceremonia se realiza a las horas en punto, pero los domingos a las 11.00h se realiza el cambio de guardia solemne.

Podríamos ir hacia la Plaza Omonia por la calle Panepistimiou o Eleftheriou Venizelou, y encontraríamos cantidad de edificios neoclásicos que constituyen una etapa importante en la evolución arquitectónica de Atenas, como la Biblioteca Nacional, la Universidad y la Academia de las Artes, pero teniendo enfrente el barrio de La Plaka es una buena opción ir a comer.
.
El Museo Arqueológico Nacional es también un espléndido edificio neoclásico que posee importantísimos hallazgos arqueológicos de toda Grecia, pero queda un poco lejos de esta zona, así que habrá que dejarlo para una próxima visita. Y lo mismo pasa con la subida al Monte Likavitos que nos ofrece una fantástica vista de Atenas.

Cruzamoso la Av. Amalias para acceder al barrio de Plaka, una pequeña isla en el centro de la ciudad con muy poco tráfico rodado. Las dos calles principales del barrio son Adrianou y Kidathineon, también las más caras. Interesante dedicar un tiempo a pasear por sus calles estrechas y pintorescas, sus escaleras y plazas pequeñas, visitar sus tiendas y comer en alguna de las tabernas al aire libre. Al final de la calle Lisikratous encontramos el Monumento a Lysicrata, que está completamente rodeado de bares con terraza.

Las calles del oeste de Plaka nos llevan a la zona de Monastiraki. Si nos quedan ganas podemos dar una vuelta de 35 minutos por la zona histórica en un Tren Turístico que sale de la esquina de la calle Aiolou con Adrianou por unos 5 Euros.

Aquí también hay monumentos interesantes para visitar como El Ágora Romana, La Torre de los Vientos (edificada en el siglo I a C. por Andronicos, destinada a acoger los inventos de la época como el reloj de agua, reloj de sol, veleta, etc), o la Plaza Mitropoleos con su catedral (Gran Mitropolis) y la Iglesia Bizantina Agios Eleftherios.

Para regresar al barco nos dirigirnos a la Plaza Monastiraki, entramos en la estación de Metro, compramos un billete para la Línea 1 y hacemos el recorrido inverso al de la mañana, o buscamos un taxi, que seguro que estará más dispuesto que para ir del centro al puerto que del puerto al centro.